December 12, 2017

December 5, 2017

November 28, 2017

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

1. Presentación

 

Pigmalión, rey de Chipre, buscó durante muchísimo tiempo a una mujer con la cual casarse. Pero con una condición: debía ser la mujer perfecta. Frustrado en su búsqueda, decidió no casarse y dedicar su tiempo a crear esculturas preciosas para compensar la ausencia. Una de estas, Galatea, era tan bella que Pigmalión se enamoró de la estatua. Mediante la intervención de Afrodita, soñó que Galatea cobraba vida y se hizo realidad.

El efecto Pigmalión, en resumen, describe cómo la creencia que una persona tiene sobre otra puede influir en el rendimiento de otra persona. Aplicado a la educación, nos muestra cómo las expectativas del profesor sobre el alumno pueden condicionar su comportamiento hacia él y afectar su evolución académica. Esto se puede justificar porque el docente, al tener grandes expectativas sobre su alumnado, se esforzará más para que el aprendizaje sea más productivo. También el alumno puede percibir, a través de la actitud del profesor, su posibilidad de mejora.

 

Ejemplo práctico del efecto Pigmalión sobre los alumnos

El día después de la muerte de Martin Luther King, la profesora Jane Elliot realizó el experimento conocido como “Ojos azules vs. ojos marrones” en una clase de primaria de una pequeña población de Iowa. Años más tarde, ese famoso experimento fue popularizado por el documental “Una clase dividida”  en el que se muestra cómo los niños considerados inferiores actuaban según las expectativas de la profesora y qué tensiones se generaban por los prejuicios contraídos. Un ejemplo clarificador que demuestra cómo pueden verse afectados el comportamiento y la  autoestima de una persona con la información que recibe sobre su conducta y la forma de ser tratada.

 

Gestión de la confianza en el aula

 

Una profesora da una serie de fichas a los alumnos de una clase. Contienen 3 anagramas que deberán resolver. Sin embargo, las palabras son diferentes para una parte de ellos. Mirar lo que ocurre cuando no son capaces de llegar a una solución...

 

 

En un experimento clásico muy conocido, Robert Rosenthal y Lenore Jacobson seleccionaron al azar estudiantes en una escuela de primaria, después de realizarles  una serie de tests de inteligencia. Sin embargo,  indicaron a sus profesores que, debido a las altas capacidades de los alumnos elegidos, tendrían grandes mejoras académicas durante el curso. El análisis de los resultados académicos y las mediciones de los tests realizados ocho meses después, demostró que el rendimiento de los alumnos elegidos durante el curso mejoró considerablemente. En el aula se dio lo que se conoce en psicología como profecía autocumplida, es decir, las creencias del profesor acerca de las capacidades de sus alumnos originaron conductas que el mismo profesor esperaba. No sólo las expectativas positivas o negativas del docente pueden afectar al comportamiento del alumno (como vemos en el experimento de Elliot) sino que, además, pueden afectar al nivel intelectual del mismo.

El propio Rosenthal considera cuatro factores determinantes que permiten explicar cómo las expectativas del profesor pueden transmitirse a los alumnos de los que se espera más:

1) Se genera un clima emocional más cercano. Esto principalmente se debe a la utilización de un lenguaje no verbal inconsciente que permite transmitir las emociones a través de gestos, expresiones faciales, tono de voz, miradas, sonrisas,… Esta comunicación no verbal constituye un complemento imprescindible del lenguaje verbal oral y permite al alumno captar y reaccionar ante los mensajes transmitidos por el profesor.

2) Se enseña más materia. Las expectativas creadas en la capacidad del alumno hacen que el profesor se esfuerce más para explicar nuevos contenidos académicos y sea más exigente con el alumno del que espera más. Esto no ocurre con los alumnos que el profesor cree que son menos inteligentes.

3) Se les pregunta más. El profesor confía más en las respuestas de estos alumnos, por lo que se les pregunta más y con mayor grado de dificultad. Les ayuda más en las respuestas al sugerirles alternativas, les interrumpe menos, les da más oportunidades de respuesta  y más tiempo para responder.

4) Se les elogia más. Cuanto más se cree en el niño más se le alaba para que pueda obtener el mejor resultado. Si el profesor no cree en la capacidad del  alumno puede aceptar una respuesta incorrecta o incompleta.

 

Ejemplos de actitudes "Pigmalión":

 

1. “Este año os espera una asignatura muy difícil de aprobar. Aquel que no tenga una base sólida de conocimientos adquiridos se puede ya despedir”

ó

“Este año os espera un curso lleno de retos que todos podréis superar aportando todo lo que sabéis y todo lo que aprenderéis”

 

 

2. “No se hacen preguntas y punto”. Es la respuesta dada por una profesora de bachillerato a una compañera que se sentía aturdida porque sus alumnos hacían muchas preguntas.

ó

“Cada vez que los alumnos me presentan una duda les digo que es una excelente pregunta"

 

MECANISMOS CLÁSICOS PARA AUMENTAR LA CONFIANZA Y MOTIVACIÓN EN EL AULA

 

1. Observa las interacciones de cada estudiante: ¿Cómo prefiere participar? ¿Qué le gusta hacer? Si observas atentamente, apreciarás mejor sus capacidades.

2. Escucha: trata de entender qué les motiva, cuáles son sus metas y cómo te ven a ti, a sus compañeros / as y a las tareas que les encargas.

3. Participa: Habla con cada alumno y cada alumna acerca de sus intereses: no des consejos, advertencias y opiniones. Escucha.

4. Experimenta: modifica tus reacciones a las diferentes (y cambiantes) conductas de tu alumnado. Da una respuesta inmediata o tómate un tiempo. Date cuenta de que su comportamiento podría ser solo una vía para llegar a ti.

5. Conoce: cada semana, dedica tiempo a tus estudiantes, fuera de tu rol de profesor. Déjales elegir un juego u otras actividades no necesariamente académicas que les gustaría hacer contigo: mira, escucha y comenta lo que ves, enfócate - como profesor/a -en los intereses y los puntos fuertes del alumnado. Este tipo de actividades son muy importantes para facilitar la resolución de posibles problemas con aquellos estudiantes que te evitan o pueden generar conflictos.

6. Llégales: ¿Qué les gusta hacer fuera del centro educativo? ¿Qué te parece planificar un proyecto usando algún medio en el que se sientan cómodos / as? ¿Música, vídeo, cine, escritura...? Haz un reparto adecuado entre tiempo de trabajo en grupo y tiempo de trabajo individual para permitirles mostrarte y compartir contigo este tipo de aficiones - de gran aprovechamiento didáctico, por cierto - cuya incorporación a tu docencia aumenta su motivación e interés y mejora la adquisición de habilidades.

7. Empatía: piensa tu clase a través de sus ojos. Recuerda a tus mejores y peores profesores / as. ¿Cómo te sentías a su edad? ¿Qué fue lo mejor y lo peor? ¿Cómo podrían describirse y sentirse, entonces, tus alumnas y alumnos? ¿Tus expectativas y creencias acerca de ellas y ellos determinan cómo se comportan contigo y la imagen que tienen de ti? ¿Hay paralelismo entre esas expectativas y tu comportamiento hacia los /as estudiantes?

 

 

2. Propuesta metodológica de Antonio César Moreno Cantano

 

Dividiremos nuestra actuación en dos grandes bloques, la colectiva -a desarrollar por el propio centro educativo-, y la individual, para poner en práctica por cada profesor / a en su aula.

 

 

TAREAS COLECTIVAS SOBRE EFECTO PIGMALIÓN

 

  • El espacio físico: el aula. Los colores tienen un efecto psicológico y fisiológico sobre el ser humano. Pueden alterar estados de ánimo, crear ambientes agradables... El color blanco presente en todas las aulas de secundaria refleja un carácter "institucional", desmotivador, que además refleja la luz creando tensión en los ojos. Por su parte, colores como el marrón topo o el melocotón ofrecen una atmósfera relajante que permite a los estudiantes centrarse en sus elecciones en vez de distraerse con su entorno. De igual manera ocurre con las tonalidades de azul claro (Ver recurso). Además, estamos acostumbrados a paredes planas, sin ningún tipo de decoración (más allá de los trabajos que suelen realizar los alumnos en cartulinas o folios y que en ocasiones se cuelgan). Existen vinilos que pueden recrear entornos motivadores, evocadores de situaciones de felicidad y paz, así como mensajes positivos que refuercen su confianza.

  • La agenda escolar y su uso. Nuestras agendas son un compendio de papel con normas, calendarios, espacios para anotar calificaciones, ausencias... Sería recomendable rediseñar y, aparte de estas funciones, reorientarlas a un carácter motivador, con frases y breves textos de superación, autoconfianza, en las que los profesores (antes de empezar el curso) pudiesen escribir un mensaje de bienvenida "acogiendo" a sus futuros alumnos y presentándoles brevemente la asignatura, desde un carácter más personal, no tan académico. Esta reforma estructural se tiene que complementar también con un uso diferente de la misma, restando fuerza a su valor punitivo o negativo. La mayoría del profesorado solo anotamos aspectos o actitudes que nos desagradan de un alumno en un momento puntual ("no para de hablar", "no trae los deberes", "viene mal uniformado"...). Son muy pocas veces en las que escribimos frases que resaltan un buen trabajo, una buena actitud... Este aspecto es muy importante para el alumno y refuerza un aspecto positivo que a la larga se puede convertir en un hábito que mejore su actitud y resultados académicos.

 Ejemplo de nota positiva

 Ejemplo de nota negativa

 

 

TAREAS INDIVIDUALES SOBRE EFECTO PIGMALIÓN

 

  • Actitud positiva y de refuerzos constantes. Todos los profesores nos enfrentamos cada día en el aula a situaciones de gran tensión que ponen a prueba nuestra paciencia. Lo más normal es castigar, alzar la voz... cuando ocurren sucesos que contradicen las normas del centro. Antes de llegar a ese punto, reforcemos la actitud y confianza de nuestros alumnos con pequeñas frases con las que nos ganemos su respeto, admiración y cariño. Una de las claves del efecto Pigmalión es general elevadas expectativas sobre los alumnos. Uno de los caminos para lograrlo es la motivación constante y la expresión oral y corporal. Algunos ejemplos: "sé que puedes", "no te rindas, confío en ti", "si te esfuerzas conseguirás tus objetivos", "aunque hayas suspendido sigue así, estás mejorando día a día"...

  • Recompensar las actitudes positivas con "comodines" en los exámenes. Un método muy eficaz de potenciar la confianza y estimular la motivación es mediante la consecución de "premios" que tengan plasmación directa en sus "temidos" exámenes. Una manera de realizarlo, inspirándonos en la gamificación, es dando puntos (que anotaremos en tablas públicas en clase) por actuaciones positivas (no hablar durante las explicaciones, ser respetuoso, llegar siempre puntual, bien uniformado, realizar todas las actividades, ser participativo, ser buen compañero...). Al final de cada tema, las dos personas con mayor puntuación podrán optar a uno de los tres comodines especiales propuestos por el profesor: 1) Cambiar una pregunta que no se saben o no controlar muy bien por otra de menor dificultad; 2) Poder usar los apuntes en pleno examen durante 5 minutos; 3) Poder preguntar durante un tiempo muy limitado al profesor cualquier duda o aspecto que hayan olvidado de los conocimiento a evaluar en la prueba escrita.

 

CONCLUSIONES

 

            Los objetivos de esta propuesta metodológica son:

  1. Crear un ambiente más agradable y estimulante en el aula. Cambios en el entorno físico y en los registros físicos.

  2. Mejorar la relación alumno / profesor haciendo hincapié en la psicología positiva: estimulo positivo = reacción positiva. Ello no implica ausencia de autoridad y saber actuar tajantemente ante cualquier acto que vulnere los principios mínimos del respeto y la convivencia.

  3. Mejorar los resultados académicos del alumnado mediante el refuerzo de su confianza.

  4. Alumnos con mayor autoestima sabrán interactuar más acertadamente entre ellos y resolver los problemas de convivencia que surjan en el aula.

  5. Convertir el aprendizaje en un juego dinámico y motivador mediante un sistema de puntuación de actitudes y comportamientos, no solo de contenidos.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square